Los analistas políticos son prácticamente unánimes: los resultados de las recientes elecciones al Parlamento Europeo no provocaron ni grandes sorpresas, ni grandes dramas políticos. Los votantes enviaron una señal inequívoca de deseo de cambio, pero en un marco de defensa y revitalización de la Unión...